Hermanos ¿Amigos o Enemigos?

El mejor regalo que mis padres me hicieron fue darme un hermano!!!!

Después que tuve mi primer hijo, no tenía idea de lo rápido que la vida nos cambiaria, tenía 5 meses de haber dado a luz a  mi hermoso Mathias.

Resulto que sorprendentemente  me hice la mama de dos niños sin si quiera planearlo, desde el día que supe que estaba embarazada comencé todo el proceso de educación para con mi hijo mayor de manera que cuando su hermana naciera todo pudiera ser para el familiar, pero como la mayoría de las veces ocurre que la vida nos muestra de diferentes maneras,  que aunque te prepares mil veces para algo en particular, no saldrán las cosas como se esperan, –así mismo me paso-, al año y tres meses de mi hijo mayor, Nació su hermana Miranda, la princesa de mami y papi, y por supuesto le dio el título a el de “Hermano mayor”, aunque realmente estaba muy pequeño para entender ese rol tan grandote que le habíamos puesto, comenzar a entender que él era un niño pequeña igual,  que no tenía idea de quien era esa bebe que había llegado a compartir en su casa, con su mami, con sus juguetes, nos hizo reflexionar sobre el desafío que como padres debíamos asumir, criar dos niños como si fueran gemelos, cuidar fiebres al mismo tiempo, y lo más importante de todo, darnos cuenta de que Ambos ameritaban cuidados y atención de la misma manera, desde allí comenzó el viaje de ensenarlos y acompañarlos a ser hermanos y no rivales, porque cuando se tienen más de dos hijos nuestra labor es mostrarles a través del ejemplo a compartir con esa otra persona la vida mientras duren viviendo juntos, y seguir unidos a pesar de la adversidad o las diferencias cuando crezcan, algo que siempre supe fue bajo ninguna circunstancias compararlos entre ellos, eso crearía rivalidad, evitar las críticas o los juicios hacia ellos, eso genera baja autoestima, no interponerme en sus riñas salvo que vea algún tipo de agresividad verbal o física y corregirlos a ambos, darles su individualidad incluso en la ropa, Compartir un espacio de tiempo a solas o con cada uno, de manera que sientan que mami y papi están con ellos y los aman por igual, como padres debemos comprender que los hermanos en algún momento de su crecimiento van a tener peleas o riñas por cosas o situaciones,  y como tal verlo de forma natural y tranquila sin exagerar las situaciones y mucho menos ponernos del lado de alguno, el valor de la igualdad y la justicia para ellos es muy importante así que debes tomar en cuenta que cada uno esperara de ti lo mismo que des al otro no solo en lo material sino también en el afectivo, por ello si besas, si abrazas, si regalas, si amas no hay condicionamientos en la crianza para hermanos, frases como: -Mira tu hermano si se porta bien por eso a él si le doy besos-, -Como te portaste mal no te voy a querer más-, Estas frases solo le enseñan a nuestros hijos que el amor que les damos es condicionado por su comportamiento mas no por el verdadero amor de estar conectados a nivel emocional y por la valía de ser nuestros hijos, adicional a esto les aconsejo que tengan tiempo de juego y disfrute con ambos hijos a la vez, que en el mismo quehacer diario se fomente la colaboración, la ayuda, el respeto, las normas de cortesía, el gracias, de esta manera modelamos conductas positivas en lugar de las disruptivas, los hermanos van a pelearse como se los mencione arriba, pero la forma en que abordemos esa situación nos permitirá enseñarles nuevas maneras de convivencia, para ello debes tomar en cuanta varios puntos:

  • Si son casi de la misma edad checa que que estas tratándolos de la misma forma usando la justicia y la colaboración en ambos.
  • Si tienen edades muy distantes, evalúa que realmente les esté dedicando el tiempo ambos a solas para estar con ellos de manera individual y así que puedan sentir que mamá y papá les da atención a todos en casa.
  • Refuerza a través de actividades en familia la colaboración y el respeto mutuo, cada quien puede hacer una actividad para ayudar en la casa.
  • Si están pelando entre ellos y pasan los 5 años es hora de “Manos a la Obra”, realizar un plan familiar que los involucre en los cuales ellos puedan encontrar soluciones a las diferencias que se Puedan presentar con preguntas como: ¿Qué podemos hacer para evitar…?, ¿Cómo podemos lograr tal cosa? Y dejar que ellos sean partícipes de las soluciones, dejar por escrito y a la vista lo conversado de manera que ellos mismos puedan verlo y recordarlo cuando se presente otra situación similar.
  • En casa deben existir normas de convivencia en los que todos los miembros del hogar deben dar sus puntos de vista y además participar, estas normas pueden estar escritas en alguna pizarra, o hechas con diseños modernos y coloridos para que sean vistas por todos los miembros del hogar.
  • Evita comparar, o señalar la conducta de tus hijos,  más bien enfócate en lo bueno que si hace y enséñale que es lo que estas esperando de ellos, de esta manera lograras mejorar mucho la conductas de ellos entre hermanos, usa frases como: “Ustedes son hermanos me gustaría, que jugaran juntos”, “Los hermanos se dan amor”, “Los hermanos son amigos”, depende de las edades, recuerda que de dos años para abajo no entenderán absolutamente nada de lo que les digas,  salvo tus acciones, por ello cuando están pequeños acompañamos las palabras de nuestro comportamiento.
  • Inscríbelos en algún deporte en conjunto de manera que puedan aprender a trabajar en equipo.
  • Potencia las actividades en familia, álbum familiar, juegos juntos, cines juntos, y actividades en Familia.
  • Si el niño mayor esta pequeño, menor a 7 años explícale que su hermanito  durante los primeros meses no podrá jugar con él porque está muy pequeño y amerita ser cuidado por todos en la casa incluyéndole a él.
  • Mantener rutinas establecidas en casa, de manera que todos se sientan tranquilos y en armonía.
  • Revivir la época en la que ellos eran bebes y contarlos a modo de historias de manera que los hermanos se sientan identificados y se rían, así se fomenta su vínculo de afecto y amor mutuo.