¡Me gustan las Mujeres!

¿Te gustan a ti?

Me gustan las mujeres valientes, capaces de apoyarse unas a las otras, mujeres que saben enaltecer a otras sin sentir temor o intimidación por la belleza o inteligencia de su semejante, me gustan esas mujeres que se convierten en amigas que sutilmente logran decirte lo que piensan sin herirte, me gustan las mujeres que buscan siempre ayudarse  las unas a las otras, veo con gran preocupación como muchas veces entre nosotras nos desgastamos hablando mal de una o de otra,  como si no hubiéramos nacido de un vientre bendito llamado mujer.

Creo que cuando crecemos perdemos la posibilidad muchas veces de jugar a ser niñas, ojala mantuviéramos la hermandad en la adultez con nuestras iguales sin sentir que tenemos que competir, que fácil seria el mundo entre nosotras si nos ayudáramos a estar bien entre todas, si las lágrimas se compartieran, si las alegrías nos alegraran con honestidad y no con hipocresía, pobre de aquella mujer que hable mal de otra, no sabe que  rompe la magia de su propia lealtad a sí misma.

Cuando entiendes que las mujeres podemos aprender las unas a las otras te das cuenta de las grandes cosas que puedes construir con ellas, las mujeres tenemos el pleno de derecho de compartir juntas, de estrechar vínculos sanadores que nos permitan curarnos las propias heridas provenientes de la normalidad de la vida, no creo en una terapia mas efectiva que la de la famosa salida: “Entre amigas”, no solo por el mero hecho de conseguir un espacio  para el desahogo sino también para encontrar acuerdos y escuchar los desacuerdos.

¡Me gustan las Mujeres!

  1. Que sepan tener espacios entre ellas y sus amigas para sanar juntas.
  2. Que se den consejos desde el amor y el respeto.
  3. Que disfruten hacer cosas juntas como niñas sin miedo o penas absurdas.
  4. Que se atrevan a escucharse sin juzgarse.
  5. Que respeten sus sueños y los valoren mutuamente.

Conseguir un lugar en el mundo aun nos cuesta trabajo, todavía existen países que silencian la voz de las mujeres, no seamos nosotras mismas las responsables de sentenciarnos,  ocupémonos por el contrario en apoyarnos y respetarnos, validar nuestras emociones nos vendría bien una y otra vez, después de todo al final todas somos mujeres valiosas.

 

Las quiero grande amigas…